Ciudades libres de violencia

Recuperación de espacios públicos como zonas libres de violencia contra mujeres.

La ciudad es un ámbito donde la vida social y sus conflictos se expresan, y entre ellos las diferentes violencias de la que son objeto las mujeres en la sociedad, tanto en su transitar cotidiano por los espacios públicos como en los privados. Aunado a ello, las mujeres presentan diferencias socioeconómicas, étnicas, culturales, de orientación sexual, etcétera, que influyen de forma directa sobre la propuesta de políticas públicas respecto a la prevención y atención de las violencias contra las mujeres. Las mujeres expresan una mayor sensación de inseguridad que los hombres en las ciudades, la perciben más peligrosa, lo que les genera la necesidad de transitar acompañadas, limitándolas para sentir la ciudad como un espacio que les pertenece y del cual se pueden apropiar y disfrutar o circular con autonomía. Las mujeres desarrollan sentimientos de miedo que atentan contra su autoestima y seguridad, modifican sus hábitos diarios (horarios, medios de traslado) y toman una serie de precauciones, especialmente conductas que evitan (abandonan determinadas actividades o disminuyen la frecuencia con que concurren a determinados lugares). El temor afecta sus proyectos vitales, tales como estudiar o trabajar, o su participación social y política. La diferencia en la percepción de inseguridad se puede explicar por la mayor posibilidad de las mujeres de ser víctimas de agresiones, especialmente de violencia sexual. Contribuye también a dicha percepción, la socialización de las mujeres desde su niñez respecto del espacio público, ubicándolo como un espacio potencialmente peligroso para ellas.

Miradas como objetos sexuales, abordadas en la calle, en el transporte o en otros espacios públicos sin su consentimiento, las mujeres viven la violencia de manera cotidiana, específicamente de tipo sexual, que no son visibles a la población en general como tampoco a los agentes encargados de la seguridad, y no son identificadas como delitos en todas las ciudades.

La Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Distrito Federal, publicada en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 8 de marzo de 2008, en su capítulo II de las Modalidades de la Violencia, párrafo IV, describe la Violencia en la Comunidad como “aquella cometida en forma individual o colectiva, que atenta contra su inseguridad e integridad personal y que puede ocurrir en el barrio, en los espacios públicos o de uso común, de libre tránsito o en inmuebles públicos propiciando su discriminación, marginación o exclusión social”.

La falta de conciencia sobre la modalidad de la violencia comunitaria se vincula, fundamentalmente, a una concepción de violencia centrada en las agresiones físicas con consecuencias en el cuerpo de las víctimas. Así, opera ignorando el avasallamiento de derechos e intimidación; invisibiliza y subestima sus consecuencias en la cotidianeidad y proyectos de vida de las mujeres. Por lo anterior, El Instituto de las Mujeres del Distrito Federal, en el marco de la Declaratoria del Encuentro Internacional “Ciudades Seguras para las Mujeres” celebrado en la Ciudad de México en septiembre de 2008, y del Programa Regional Ciudades sin Violencia para las Mujeres: Ciudades Seguras para Todas y Todos; y conforme a los criterios establecidos desde el Grupo Estratégico del Gabinete de Seguridad del Gobierno del Distrito Federal, relativos a la seguridad de las mujeres en materia de delitos sexuales, impulsa el proyecto de Rescate de Espacios Públicos “ZONAS LIBRES DE VIOLENCIAS PARA LAS MUJERES”, con el interés de establecer acciones coordinadas entre el Gobierno de la Ciudad y las Delegaciones que garantice el derecho de las mujeres a vivir una ciudad segura y libre de violencias.1

 

 

Más información la puedes consultar aquí: 

1http://data.inmujeres.cdmx.gob.mx/work/sites/inmujeres/resources/LocalContent/1765/3/CuadernilloCaminatas.pdf